¿Y qué de la WIFI, podremos navegar seguros?

 

 

 

 

 

 

 

Desde hace algún tiempo, la empresa de telecomunicaciones de Cuba; ETECSA, está emitiendo una alerta sobre el robo de cuentas Nautas y los saldos de los clientes en los puntos WiFi (http://www.5septiembre.cu/estafa-en-la-wifi/ ). El modus operandi  es el siguiente: los estafadores crean una red con una página igual a la oficial de Etecsa , y el usuario confiado , introduce su usuario y contraseña, y realmente está dando todos sus datos a los estafadores . Otra forma es, suplantar tu IP en el momento de conexión, usando disímiles  programas para este fin, y esto hace que usen su saldo.

Muchas son  las personas que ya he escuchado que le ha acontecido esto. Hace ya un tiempo, también algo de esto me sucedió. De repente mi cuenta  “Nauta” se  desconectó, no me pude conectar más, y mi saldo seguía consumiéndose.

Etecsa ha emitido algunos consejos para navegar seguro. Entre ellas está la de no autentificarse cuando se emiten alertas de seguridad con el certificado del sitio, cambiar la contraseña periódicamente, y otras. Personalmente recomiendo no dejar guardada su contraseña en el navegador, aunque es tedioso tener que siempre poner nuevamente la contraseña en cada conexión, esto evita que esté guardada en el equipo y sea fácil de hackear.

Con la WiFi de Etecsa nos pasa igual que en la vida: Nos es difícil navegar seguros por ella. Es posible recibir muchos consejos, pero a veces somos víctimas de engañadores y circunstancias que nos toman por sorpresa.

En la Biblia, en el Antiguo Testamento hay una historia de un profeta de Dios,  que fue engañado por otro “profeta” que parecía genuino. El profeta anónimo recibe instrucciones de parte de Dios a profetizar contra los falsos altares que el Rey Jeroboam había edificado en el Reino del Norte (I Reyes 13). Tenía instrucciones específicas de Dios para esta tarea; No podía aceptar nada en el camino, siempre ir por un camino diferente, y no entrar en lugares desconocidos. Todas estas  instrucciones parecían radicales y sin sentido, pero tenían un fin; Asegurar que el profeta hiciera su tarea y no fuere engañado.

EL varón de Dios en parte cumplió el mandato. Profetizó contra el rey y sus falsos altares. Pero en su camino de regreso a casa, un profeta falso le topó en el camino y le dijo: “Yo soy profeta igual que tú y Dios me dijo que entres a mi casa y te desvíes del camino que vas ahora”. La historia termina de una manera trágica; el mensajero de Dios fue atrapado por un León y reprendido por Dios.

Hay grandes principios en la noticia y la historia de hoy:

Solamente podemos navegar seguros en la vida cuando  seguimos las pautas de Dios. Hay caminos que al hombre le parecen derechos, pero su fin es camino de muerte (Proverbios 14:12). Hacer la voluntad de Dios, glorificarle a Él diariamente  es el modo en que podemos vivir seguros.

Dios tiene un plan con nuestras vidas. A veces su voluntad y sus mandatos parecen incomprensibles pero  son necesarios para llegar a nuestro destino.

No se deje engañar por cualquier viento de doctrina y  filosofías que abundan. Todas estas corrientes reclaman tener la verdad, y esto puede confundir a muchos. La artimaña del error es presentarte algo que parece santo, piadoso y bíblico. Pero al final su único objetivo es desviarte, y te aleja de una relación personal con Dios.

Cambie su “contraseña” diariamente. No podemos ser el mismo siempre. Hoy tenemos que ser un poco más  a la imagen de Cristo. Si esto no está pasando, seremos  tentados  a cambiar de “doctrina” y no a cambiar nuestra vida. “Resetee” su vida diariamente  eliminando lo que estorba en su caminar con Dios.

Diariamente revise y examine el “Certificado de Seguridad”. La Biblia es nuestra regla de fe y práctica. Si nos descuidamos, llegará un momento  en que no reconoceremos el engaño.

Cuidado con las personas que te dicen “Yo soy profeta igual que tú, y Dios me ha hablado”. Examine todo. Tenemos una relación con Dios y Él tratará siempre personalmente con usted. Dios usa a sus hijos para hablarnos, pero aun así debemos examinar y confirmar lo que recibimos. Nadie puede decir que viene de parte de Dios, cuando lo que dice está fuera de su Palabra. Hoy muchos cristianos se han acostumbrado  a recibir lo que necesitan solamente por otras personas, y descuidan su relación personal de Dios.

La vida no es segura, pero Dios es seguro. Sus pautas y voluntad  puede parecer hoy ilógicas, pero Él es el diseñador de nuestras vidas y camino. Lo ilógico es ir en contra de nuestro Hacedor. Recuerde: Las instrucciones al profeta de Dios  parecían radicales y sin sentido, pero tenían un fin; Asegurar que el profeta hiciera su tarea y no fuere engañado. Dios quiere que culmines con éxito su plan y propósito  en la vida y que no seas engañado. He aquí, yo vengo pronto; retén lo que tienes, para que ninguno tome tu corona. (Apocalipsis 3:11)

En un mundo turbulento, Dios quiere que navegues seguro por la vida. Pero separados de Él, el naufragio será inevitable.

                                                          Por Alexei Rico Dan

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*