Una mujer Israelí sobrevivió a segundo ataque Islámico ¿A la tercera es la vencida?

 Una mujer Israelí sobrevivió a segundo ataque Islámico ¿A la tercera es la vencida?

Una mujer Israelí sobrevivió a  un ataque Islamita al oeste de Samaria. En su auto, dirigiéndose a estudiar, fue impactada por una roca puntiaguda, justo en su parabrisas: “La roca que me arrojaron era especialmente aguda, intencionalmente para poder penetrar”, dijo  Yiska levinger.(Noticia: en “Israel Noticias”)

Hace cinco años, también sobrevivió a un intento de ser quemada viva  por islamistas. Según un refrán popular; “a la tercera va la vencida”, o como dicen otros; “tiene más vida que un gato” ¿sobrevivirá Yiska a otro atentado? , Quizás ahora sea más cuidadosa en su vida, prudente y cautelosa, esas son actitudes que nos pueden ayudar a sobrevivir. Pero hay una seguridad más grande  si  queremos salir airosos en la vida; Estar en el lugar correcto, con la gente correcta y haciendo lo correcto. Si estas tres “dimensiones”, coinciden con la voluntad de Dios, entonces estaremos seguros. No significa que no nos pasará nada, sino que todo lo que nos acontece será conforme a su propósito y voluntad.

David era Rey en Israel. Un día decidió quedarse en  palacio, cuando era el tiempo que los reyes marchaban a la guerra. No había más lugar seguro para David que el centro de la batalla; Caerán a tu lado mil, y diez mil a tu diestra; Mas a ti no llegará (Salmos 91:7).Sin embargo quedarse en casa fue el lugar más peligroso para David. Su pecado  lo llevó a tener la mayor ruina para su vida. Nuestra seguridad no depende de la protección que nos pueda proveer un lugar, posesiones o circunstancias. Podemos tener todo lo considerado seguro del mundo, que si estamos fuera de la voluntad de Dios, será el lugar más peligroso y aterrador.

Recuerdo hace “algunos” años estaba estudiando en el Seminario “Nazareno” en la Habana, Cuba. Todos los seminaristas estaban jugando al “beisbol”, era un bate improvisado y la pelota un pedazo de madera redondeada, era en tiempos del llamado “Periodo Especial” en Cuba. Yo estaba cerca del bateador, y noté que era muy peligroso estar allí, pensé que debía alejarme, temiendo ser yo la “pelota” y ser impactado con aquel cacho de madera.  Yo, me corrí alrededor de ocho metros, pero no me bastó, fui muy “sensato” y me oculté detrás de una columna de cimentación. Para mí este era la mejor posición para estar resguardado de los “temibles jugadores”. Tanta fue mi seguridad, que hasta me desentendí de su juego. De pronto  sentí un fuerte impacto en  mi cara. El “bate” se le desprendió de las manos al bateador, y como bumerán arrasador  fue directo a mi rostro. Quedé aturdido y mi cara bañada en sangre. No podía ver nada, sólo oía los gritos de mis compañeros. Escuché alguien que dijo al improvisado y peligroso bateador: “Lo desgraciaste “(Por la gracia de Dios esto no ocurrió).   Todo esto terminó en mucho tiempo en el “Hospital Militar” y varias operaciones quirúrgicas.

Aprendí que puedes ser muy prudente en la vida, y tomar todos los cuidados necesarios, pero al final la voluntad de Dios prevalece. ÉL utiliza todo, aún las circunstancias más traumáticas para llevarte a su plan eterno y si no estás haciendo la voluntad de Dios, eres muy vulnerable y frágil.

A veces nos escudamos en que estamos haciendo algo que a Dios le agrada, pero son simples justificaciones para hacer lo que deseamos. Cuando tome una decisión, valore más  lo que glorifica a Dios, que sus propios deseos. Si el lugar donde estás ahora glorifica al Creador, tu vida crece y no se aleja de Él, entonces es muy probable que estés en un lugar seguro.

¿Dónde está usted hoy? , no importa lugar, ni circunstancia, si está en  la voluntad de Dios, es el lugar más seguro del universo.

Por Alexei Rico Dan

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*