Tarde y mañana y a mediodía oraré y clamaré, Y él oirá mi voz.

La voz del que clama y ora de tarde, de mañana y al mediodía nos refleja la fe de alguien que sabe que desde el cielo lo están escuchando y le van a responder.

Cuando realmente entendemos que nuestra fuente es Dios entonces es inevitable ir constantemente a beber de Él. Es imposible vivir a plenitud la vida cristiana si no volvemos al trono de Dios a buscar consolación, dirección y fortaleza.

El éxito de la vida cristiana está íntimamente relacionado con la comunión que mantengamos con nuestro Padre celestial. Jesús habla de que separados de Él nada podemos hacer, Él es nuestra respuesta por lo cual, estar, o no estar en oración es la verdadera medida de nuestro tiempo.

Oración del Versículo

Señor, Ayúdame a fortalecerme ante la angustia y la ansiedad del porvenir, a través de la oración constante. Guíame para descansar en Ti, todas mis preocupaciones, y que Tu paz que sobrepasa todo entendimiento guarde mi corazón en Cristo Jesús, amén.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*