Si quieres cambiar al mundo…, empieza por tender tu cama

¿Has sentido la necesidad de hacer algo significativo en este mundo? Cuando era niño solía pararme frente al espejo y hablarme a mí mismo y decir: ¨Naciste para algo especial¨. Yo no comprendía mis palabras, simplemente sentía que mi morada terrena no podía pasar desapercibida, las series y aventuras que veía me estimulaban a esos sentimientos. En ese tiempo pensaba que el mundo se cambiaba con la capa y una espada, cabalgando en un gigantesco corcel, claro, no podía faltar una bella princesa al final del camino.

El deseo de cambiar cosas y ser un ¨héroe¨ no es un mal sentimiento, siempre que lo encaminemos positivamente. Creo que la mayor proeza es conquistarnos a nosotros mismos. Nuestro potencial muchas veces se ve amenazado por nuestras propias actitudes. Si logras conquistar tu vida, tener dominio propio, creo que tu carrera de héroe está en un punto importante. Salir a la calle diariamente y enfrentarte a este mundo ya es una tarea difícil. Dominarte frente  a personas que te insultan en cada momento, que usan sus armas para herir a diestra y siniestra, y estar firmes, controlar todo un arsenal que arremete contra ti ya es una tarea titánica. La Biblia dice que hay palabras que son como golpes de espada. Hay hombres cuyas palabras son como golpes de espada; Mas la lengua de los sabios es medicina. (Proverbios 12:18)

Grandes hombre han tratado de cambiar el mundo y dejar pautas de excelentes conquistadores. Pero ese especial trabajo no es exclusivamente para gente escogida o especial, también es para ti.

Escuchaba el discurso del Almirante William H. McRaven en el  discurso  de  la  ceremonia  de  graduación,  ante  los  egresados  de  la  Universidad  de  Texas,  en  Austin. Dijo esta frase: ¨Si quieres cambiar el mundo, arregla tu cama¨. Muchos se rieron de esta frase, pero hay una gran verdad para aquellos que no han desistido todavía de cambiar el mundo. Si queremos cambiar el mundo debemos  cumplir  tareas. Dios nos ha provisto de tiempo  y cada día es una oportunidad .Si cumplimos la  primera tarea del día por muy simple que parezca, esto creará un sentimiento de una labor cumplida, y haremos otra y otra, pero siempre empezar con esa pequeña. Si al final del día no nos ha ido como esperamos,  nos quedará una meta cumplida; una cama hecha.

Todo lo que hacemos en esta vida es importante, siempre que lo hagamos para glorificar al Creador. No son las grandes cosas que hagas lo que importa, son las pequeñas que fueron diseñadas para ti. La Biblia tiene un verso para algunos muy difícil de entender. En el día final, muchos le dirán que hicieron cosas extraordinarias, pero el Señor les dirá: ¨Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad¨. (Mateo 7: 23-24)

Cambiar  el mundo no es complicado, comienza con lo que tienes en la mano. Dios llamó a Moisés y él se sintió incapaz de la gran tarea de liberar a un pueblo de la esclavitud de Egipto. El Señor le hizo una pregunta, y es también una pregunta para nosotros hoy: ¿Qué tienes en la mano? Moisés tenía una vara ¿Se puede cambiar el mundo con una vara? Claro que sí, pues no es una simple vara  lo que tenemos cuando confiamos  en un Dios que puede hacer maravillas y sólo tú eres un instrumento en sus manos.

En la Biblia encontramos una mujer que cambio su mundo y el de muchos con sólo extender su mano y tocar el manto del Señor, mostrando una fe a imitar. (Marcos 5: 25-29)

Extiende tu mano hoy, cambia tu mundo, comienza haciendo las cosas sencillas que sientes que debes hacer y glorifican a tu Creador.

Comienza con una meta hoy, quizás hacer tu cama y cumplirás las demás, pero no te detengas.

¿Estás listo(a)?

Por ARD

2 comentarios en «Si quieres cambiar al mundo…, empieza por tender tu cama»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*