¿Será el 2018 un año normal, o un tiempo especial?

Ya estamos en el 1 de enero de 2018. Si usted está leyendo hoy, es muy afortunado(a), pues muchos en este mundo anhelaron ver el nuevo año y no pudieron por diferentes motivos. Quizás dudó en algún momento que podía llegar. Las circunstancias que enfrentamos en la vida, a veces nos hacen pensar que todo está acabado. Tenemos una tendencia humana a ver más allá de lo normal ¿No ha oído el refrán; no te ahogues en un vaso de agua? Lo otro que pensamos es que nuestro sufrimiento es especial, o único .Cuando tenga esa imagen en su mente, mire hacia atrás y verá gente que se contenta con lo que nosotros no estimamos. Me gusta mucho la décima de Calderón de la Barca que dice:

Cuentan de un sabio que un día
Tan pobre y mísero estaba
Que sólo se sustentaba
De unas hierbas que cogía
¿Habrá otro, entre si decía
Más pobre y triste que yo?
Y cuando el rostro volvió
Halló la respuesta viendo
Que otro sabio iba cogiendo
Las hierbas que él arrojó.

Considere este 2018 como un regalo de Dios que pone nuevamente en sus manos. Dios no da algo por gusto, Él quiere que aprovechemos al máximo su obsequio. Cuando era niño me gustaban los juguetes de pequeñas piezas de armar, podía hacer muchas cosas, inclusive, algunas veces inventaba cosas fuera del manual demostrativo. Dios nos da este año como un conjunto de fragmentos, o una piedra a tallar. Depende de nosotros lo que haremos. De ahí que este año puede ser otro año normal, o un tiempo muy especial por vivir. Seguramente va a necesitar el manual y consultar con el Diseñador. Nuestra confianza es la confirmación de Dios en cada paso.

Asuma el reto de este nuevo año. Si usted confía en Dios, Él irá un paso más adelante, conformando su camino. Nuestro éxito está en discernir sus huellas y caminar por ellas.

¿Y qué de las pruebas? , esas, seguro no faltarán en este 2018, pero pueden ser también huellas de Dios para llevarnos al camino indicado. Él sabe, que si no es de esa forma, nos desviaremos por sendas peligrosas. Nuestro manual, la Biblia,  declara: Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. (Santiago 1:2-3). Pero no subestime la manera que Dios nos dice que debemos reaccionar ante las pruebas: Y si alguno tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y les será dada (Santiago 1:5).

Las pruebas de la vida son normales, lo que es anormal es que no pidamos a Dios sabiduría para salir de ellas o comprender su propósito.

Deseo que este año sea especial y diferente en su vida. Que Dios le use de una manera especial, y que si abundan las pruebas, que también abunde la sabiduría que Dios va a derramar a su vida en cada una de ellas.

                                                                            Por Alexei Rico Dan

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*