¡ Salvé al presidente Trump, merezco una medalla !

Recientemente un pastor “salvó” al presidente Trump de una picadura de araña venenosa. La “hazaña” ocurrió en una reunión del mandatario con un grupo de evangélicos en la oficina Oval. La araña “terrorista”, trepaba por la espalda del Presidente durante la reunión. Burns (Un pastor evangélico) vio cómo la araña iba directo a su cuello, y aunque le tiene temor a los arácnidos, le dio un manotazo en la espalda, para  así “salvar al presidente Trump”. Luego levantó el “peligroso animal” y dijo: “Te salvé señor Presidente, merezco una medalla”. La araña de saco amarillo, es una variedad que produce efectos citotóxicos y neurotóxicos leves y locales, su picadura se asemeja a la de una avispa, pero más dolorosa.(www.noticiacristiana.com)

Muchos hubieran deseado que la “arañita” picara al polémico presidente. Pero hay “héroes” por doquier. Desde niños soñábamos con ser héroes y salvar al mundo. Creo que todavía lo hacemos. Si aún lo deseas, las oportunidades están al doblar de la esquina y no son tan complicadas. Todos los días de nuestra vida son una oportunidad para hacer algo significativo. Lo que pasa es, que nos desanimamos cuando no somos reconocidos. Pero he aquí la buena noticia: Dios ve tus obras en secreto y las recompensa en público. Nuestro trabajo en el Señor no es en vano (1 Corintios 15:58).

Aproveche cada día para hacer proezas en Dios. Haga como David; que el día más común de su vida se convirtió en el más trascendental, transformándose en el héroe de Israel. En el libro de 1 Samuel, capítulo 17, se nos describe que el padre de David envió al muchacho a llevar alimentos a sus “valientes hermanos”. Él no rehusó hacer un trabajo de siervo, decidió ir, aunque sabía que los hermanos ni siquiera le estimaban. La sorpresa fue  cuando llegó al campo de batalla, y vio al ejército de Dios, deshonrado por un gigante parlanchín. David pidió ser su contrincante y con una sola piedra logró la victoria. Un día de siervo, se convirtió en el día del gran guerrero de Israel.

Hoy puede parecer el día más insignificante y rutinario de tu vida, pero en Dios siempre haremos proezas. Solamente esté dispuesto a lo que Dios va hacer y siga adelante. No se desanime si nadie le ve o le retribuye. Dios se goza en sus hijos que hacen su voluntad y les exaltará cuando fuere el tiempo.

El pastor  Burns  dijo que Trump no se conmovió a pesar de su “hazaña”, sólo unas risas fueron su recompensa ese día.

No te detengas, todo lo que hacemos en Dios es valioso y eterno. El desea que seamos sus héroes que extienden el reino bajo toda circunstancia.

Dar  pan al hambriento hoy, aliento al afligido y mensaje de salvación, puede parecer cotidiano, pero es una de las proezas que necesita este mundo hoy.

Las proezas en Dios pueden comenzar con satisfacer a tu hermano en su necesidad. David comenzó la gran batalla, no frente a Goliat, sino cuando obedeció a su padre para llevar un poco de pan a sus hermanos necesitados en el campo de batalla.

Hoy es el día. Dios quiere usarte como guerrero de la vida.

¿Lo harás?

                                                           Por Alexei Rico Dan

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*