¿ Qué siente una persona al borde de la muerte ?

Frank Kolkman es un diseñador holandés que creó un dispositivo tecnológico-virtual que simula lo que puede “sentir” una persona al borde de la muerte; “La cabeza robótica es colocada detrás del usuario, quien al usarla comenzará a recibir imágenes por medio de lentes de realidad virtual con dos cámaras integradas que emiten las fotografías y sonidos a través de dos micrófonos, que irían cerca de los oídos”. (Telesur Noticias)

Los participantes del experimento dicen haber sentido como una “transición” y muchas más experiencias. El objetivo del proyecto es quizás usarlo como terapia ante el miedo de la inminente muerte.

“Opinamos que la experiencia se hace más creíble cuando el participante se da cuenta de lo que está pasando, desde el punto de vista mental”,  pero sus sentimientos lo contradicen”, concluyó Kolkman.

Alguien en la web comentó la noticia de hoy, dijo: “Es un poco especulativo el suponer cómo se sentiría un ser humano luego de su muerte. Personalmente estuve en terapia Intensiva en cierta etapa de mi vida y al borde de fallecer, tuve mi experiencia, dura, pero  mía. La compartí con personas diferentes que habían tenido experiencias similares, cada cual la tuvo a su manera”.

Hace algunos años, un grupo de científicos investigaron acerca de las experiencias del ser humano en sus últimos segundos antes de morir. Es curioso que las experiencias en Occidente sean diferentes al Oriente. Según el “estudio”; en América, las personas experimentan como descendiendo por un túnel  negro, y los más “afortunados” ven al final una gran luz. En el Oriente las sensaciones son diferentes; ellos experimentan  un bosque negro y aterrador, o un bello jardín lleno de flores y luz.

La muerte no deja de ser un  misterio. Aunque muchos traten de investigar, o “amortiguar” sus efectos, nada será comparado a la realidad del paso de la vida terrenal a la espiritual. Nacimos para morir, esa es la verdad. Aunque tratemos de obviarla llegará incuestionablemente. Un emperador chino trató de burlar la muerte, dormía cada día en un aposento diferente, al final murió, no porque se le acabarán las habitaciones, sino que era su hora. Todo en la vida tiene su hora .Tiempo de vivir y de morir.

Hoy está en aumento la creencia de la reencarnación. La gente busca “doctrinas” que le den un poco de “paz”, pues pensar que tendrán otra oportunidad puede dar un cierto “alivio”. Pero, puede el hombre creer y aún depositar toda la “fe del mundo” en una “creencia”, que la verdad absoluta de Dios no se moverá un ápice. Hay camino que al hombre le parece derecho; pero su fin es camino de muerte (Proverbios 14:12).

He escuchado a gente decir: “En la muerte no se piensa”. Es verdad que no podemos estar constantemente  cavilando que vamos a morir. Conocí a un anciano que padecía una enfermedad terminal, todos los fines de año me decía; “De este año no paso”, y así estuvo por ocho años, hasta que falleció. La mejor manera de no pensar en la muerte, es preparándote para ella. La mejor manera de preparase, es estar a cuentas con el Creador de la vida. Dios te creó, tienes un propósito especial y un día estaremos cara a cara con Él. Dios preparó un plan perfecto por medio de su hijo Jesús. Por medio de Jesús tenemos el  camino para llegar a Dios. (Juan 14:6)

El apóstol Pablo escribió: Para mí el vivir es Cristo y el morir es ganancia (Filipenses 1:21), él experimentó una revelación de Dios y; fue llevado al tercer cielo, donde oyó palabras inefables que no le es dado al hombre expresar (2 Corintios 12:4). Por muchos que nos imaginemos la eternidad, será muy vana con la realidad. Si Dios nos mostrara un “pedacito” de cielo, estoy seguro que todos tendríamos la actitud de Pablo: – Estar con Cristo es mucho mejor-. Esteban el primer mártir del cristianismo, siendo apedreado, tuvo una revelación; vio la gloria de Dios (Hechos 7:55), inmediatamente dijo: Señor recibe  mi espíritu.

Nuestra verdadera eternidad comienza con un encuentro con el Creador a través de Cristo. Nuestra relación con él será las primicias de lo que Dios tiene preparado para nosotros. Ningún invento, experimento, ni experiencia será comparada con la presencia de Dios en nuestra vida, ahora y en la eternidad.

Si estás en Cristo, no necesitas un dispositivo robótico detrás  de ti para sentir algo, que por muy real que parezca, esta completamente alejado  de lo que Dios tiene para ti. Lo que necesitamos a nuestras espaldas es el Espíritu de Dios, para que nos guíe en cada paso de nuestra vida. Entonces tus oídos oirán a tus espaldas palabra que diga: Este es el camino, andad por él… (Isaías 30:21)

                                                                    Por  Alexei Rico Dan

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*