¿Qué nos puede decir un corazón conservado en coñac?

¿Qué nos puede decir un corazón conservado en coñac?

El corazón del genio musical Frédéric Chopin está actualmente conservado en coñac. El músico falleció en 1849 a los 39 años. Puede parecer poco tiempo de vida, pero no son los años que vivas, sino lo que haces con ese tiempo lo que realmente importa. La decisión del corazón anegado en coñac fue del mismo Chopin, quien deseó que le fuera extraído el corazón en su muerte  por un pánico a un entierro prematuro.

Ahora por medio de ese corazón, algunos científicos han concluido que el famoso compositor sufría de tuberculosis, mientras que la pericarditis por complicaciones fue probablemente la causa inmediata de su  muerte.

Hoy el corazón de Chopin habla todavía. Su corazón reposa en  la iglesia de la Santa Cruz, en Varsovia. ¿Y el nuestro, en qué está anegado? Si usted está leyendo este artículo, seguramente su corazón está latiendo y está “vivito y coleando”, pero no siempre un corazón latiendo es señal de vida plena. Nuestro corazón debe ser examinado y guardado constantemente. La Biblia nos dice que: Donde está vuestro tesoro, allí estará vuestro corazón (Mateo 6:21). También en el libro de libro de Proverbios declara: Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón (Proverbios 4:23)

Por mucho que escondamos las intenciones de nuestro corazón, siempre se darán a conocer. Algún día la gente conocerá lo que hay realmente dentro. No existe mejor remedio para el temor que se descubra lo que hay en nuestro interior, que examinarlo constantemente y echar fuera toda raíz de amargura que quiera hacer trinchera. Dios conoce hasta el  más mínino detalle de tu corazón, frente a él nada podemos esconder.

Desprendamos nuestro corazón, ahoguémoslo en  la presencia de Dios y dejemos que él haga el diagnóstico certero.  Que las personas vean la obra de Dios, en un corazón dispuesto a ser sanado y cambiado por la obra redentora de Jesús.

                                               Por Alexei Rico Dan

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*