¿Qué hacer si tu pareja se enoja?

¿Qué hacer si tu pareja se enoja?

¿Su pareja se ha enojado alguna vez? Seguramente que sí. Es algo normal el enojo en las relaciones. Lo anormal es que se establezcan barreras que nos impidan seguir adelante en nuestra relación.

Un libro de psicología enseña que el enojo es uno de los “pilares del alma”, y que lo necesitamos en nuestro diario vivir, como también necesitamos el amor ¿Cómo armonizar el amor con el enojo?  La Biblia nos dice; Enojaos pero no pequéis (Efesios 4:26). Este verso, nos deja ver, que es posible enojarnos pero no  pecar.

Jesús se enojó con los cambistas del templo que hacían mercaderías con lo sagrado, pero, note que no golpeaba a  la gente sino a las mesas (Mateo 21:12). Y aquí, una de las cosas que nos dice si de alguna manera nos estamos “enojando justamente”: Cuándo te enojas; ¿ a quién juzgas o condenas, a tu pareja, o lo que hace tu pareja? Si hay frases como estas, entonces tu enojo no es justo: “Siempre eres igual “, “no sirves para nada”, “nunca vas a cambiar”, “no tenía que haberme casado contigo”, “tú no amas a nadie”, “lo estás haciendo para fastidiarme la vida “, etc. Todas estas frases van contra la persona, pero no contra la conducta. Un “enojo justo”, lucha contra lo mal hecho, pero deja a la persona en una condición de restauración  para que pueda seguir en la vida.

No es lo mismo decir a un niño que hoy dice una mentira; “Eres un mentiroso “, que;  “la mentira que has dicho está mal o es pecado y tiene consecuencias”. El niño no es un mentiroso, lo que  hace mentiroso es estar constantemente declarando; “Mi hijo es mentiroso”, o “él siempre dice mentira”. Lo mismo pasa con las parejas; A veces uno al otro se hacen “declaraciones peligrosas”, hasta que estas se hacen realidad de alguna manera. Recuerde que una mentira repetida muchas veces, llega el momento que puede reconocerse como verdad.

Si se enoja, que sea con lo que hizo su pareja, pero no con su persona. La actitud puede desaparecer, pero la persona sigue a su lado.

Un enojo justo, también tiene una característica; es controlable. Si no puede contener su enojo, y no tiene dominio propio, esto le hará daño a usted y a su pareja. Cuando alguien se enoja hace locuras (Proverbios 14:17).

Un consejo: No tome decisiones cuando esté enojado. Prolongue toda decisión hasta que el “mar esté sereno”.  La Biblia dice que no se ponga el sol sobre vuestro enojo (Efesios 4:26). O sea, que no debemos ir a la cama ” intoxicados de enojo”. Leía en una ocasión un artículo sobre el tema, y destacaba sobre una sustancia que segrega el organismo cuando nos enojamos, y esta se mantiene en el cuerpo por 24 horas, y afecta nuestra capacidad de pensar racionalmente.

Evite griterías y otras manifestaciones, esto es señal también de un enojo peligroso y destructor de relaciones. Alguien dijo; “las personas cuando se enojan gritan porque sus corazones se van alejando cada vez más”. Usted puede ser duro con la actitud sin gritar.

Ten en mente una salida para resolver la situación. La mayoría de nuestros enojos no tienen en cuenta una solución al problema, es por eso que terminan de una forma trágica. Cuando se enoje “justamente” termine con planes de restauración, o sea, cómo resolver el problema. Los profetas del Antiguo Testamento comenzaban sus profecías de parte de Dios con una fuerte reprensión y juicio, pero terminaban con una manera de ser restaurados y una promesa de salvación.

El enojo puede ser un buen aliado si es manifestado justamente, o puede ser el destructor despiadado de todas sus relaciones.

Si el enojo no viene acompañado de amor y perdón, entonces las consecuencias serán funestas.

¿Y qué hacer si su compañero(a)  se enoja? : “Tírele chocolates desde lejos” !!!

Si usted nota que su pareja tiene un enojo para nada justo, lo más sabio es no ir a la revancha. Deje que la intoxicación se esfume y después retome con mucha sabiduría el asunto.

QUE EL AMOR SEA EL INGREDIENTE CATALIZADOR EN SU RELACIÓN.

                                                  

                                                          

 

 

 

 

 

 

                                          Por Alexei Rico Dan

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*