¿Qué hacer cuando tienes un leopardo a tu espalda?

Una vez más está confirmado que nuestra reacción o respuesta ante las circunstancias de la vida son determinantes. Un joven recibió el susto del siglo cuando un Leopardo trepó a su Jeep.  El visitante recorría en compañía de un grupo el parque de Gol Kopjes (Tanzania). Ellos detuvieron la marcha para observarlos más de cerca. Sin embargo, los animales sintieron curiosidad por los extraños y uno de ellos entró al auto de un salto.(Portal Komo News)

El sorprendido joven permaneció por varios minutos contemplando al felino y esperando con paciencia que decidiera bajar y alejarse. El viajero permaneció inmóvil, evitando movimientos bruscos y cualquier contacto visual con el animal. Su reacción fue decisiva para que hoy esté “haciendo el cuento”.

¿Cómo reaccionamos frente a los desafíos y pruebas de la vida? Una de las formas sabias de reaccionar es como la de este joven, frente a este peligroso leopardo. Muchas veces estar quieto y esperar es la mejor forma de garantizar la victoria.

El Salmo 46 nos deja una gran promesa: Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones. Por tanto, no temeremos, aunque la tierra sea removida, Y se traspasen los montes al corazón del mar. (Salmos 46:1) ¿Cómo hacer realidad esa promesa y ponerla en práctica?: Estad quietos, y conoced que yo soy Dios (Salmos 46:10)

¿Hoy tienes un gran problema que amenaza tu estabilidad y vida? : Estad quietos, y esperar en Dios… Esta actitud es difícil, por naturaleza queremos reaccionar, pero la falta de sabiduría muchas veces nos hace agravar el problema.

Hoy es Viernes Santo. Jesús dijo siete palabras que reflejaban su agonía en la cruz. Pero habrá un domingo de resurrección y de victoria. En la vida hay muchos viernes de agonía y aflicción, pero recuerde; que por cada viernes, hay un domingo de victoria en Dios.

Estad quietos y esperar en Dios; puede parecer una reacción muy pasiva, pero la realidad es que; activa el poder de Dios en tu vida y en las circunstancias.

   Por Alexei Rico Dan

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*