¿POR QUÉ NAVIDAD ES EL 25 DE DICIEMBRE?

¿POR QUÉ NAVIDAD ES EL 25 DE DICIEMBRE?
DR. JIM DENISON.  www.denisonforum.org
En ninguna parte de la historia  la sorprendente providencia de Dios se despliega con mayor gloria que en la Navidad.
Felicidades por haber sobrevivido a la noche más larga del año. (A menos que usted viva en el Hemisferio sur; más sobre eso en un momento.) 
 
El planeta en que usted habita se inclina en su eje a un ángulo de 23.44 grados. Cuando el Hemisferio Norte se inclina hacia el sol, entonces recibimos el verano. Cuando se aleja, llega el invierno. Cuando la tierra se inclina mucho más lejos del sol como pasó en días pasados, el sol se pone antes de lo normal en todo el año y tenemos el Solsticio Invernal anual. El Hemisferio Sur experimenta precisamente los fenómenos opuestos. 
Nuestra experiencia meteorológica se relaciona directamente con la  Navidad, pero de una manera indirecta. 
 
¿Cuándo Jesús nació? 
Es improbable que Jesús nació el 25 de diciembre. “Había pastores en la misma región, que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre su rebaño.” Cuando los ángeles les anunciaron el nacimiento del Mesías (Lucas 2:8). En el frío mes de diciembre, sus ovejas se habrían situado alrededor del fuego. La referencia de Lucas apunta a la estación del pastoreo de primavera como el tiempo más probable del nacimiento de Jesús. 
 
¿Por qué, entonces, celebramos Navidad el 25 de diciembre? 
Una explicación se relaciona con las celebraciones paganas. Los romanos celebraban la fiesta de Saturnalia en el invierno de finales de diciembre, la cual era  como una fiesta de carnaval marcada por la inmoralidad. En 274 a.C, el emperador romano Aurelio estableció la fiesta del nacimiento del Sol Invictus (el Sol Invicto) El 25 de diciembre, coincidiendo con el solsticio invernal. En respuesta a esto, más tarde los cristianos situaron el nacimiento del Hijo de Dios en ese día como una manera de invitar a los paganos a su culto. 
 
Sin embargo, muchos estudiosos disputan esta explicación. Una segunda teoría se relaciona con la muerte de Jesús en la Pascua, que algunos cristianos primitivos fecharon como el 25 de marzo. Ellos teorizaron que ese Jesús fue concebido y crucificado en el mismo día. Por consiguiente, él habría nacido nueve meses después del 25 de marzo, el 25 de diciembre. 
 
Mientras nadie está seguro de la fecha en que Jesús nació, parece apropiado que celebremos el nacimiento del Hijo de Dios cerca del tiempo en que más necesitamos del sol. Nuestro Señor nació en medio de una densa oscuridad espiritual, una cultura dominada por el culto al emperador, cultos de misterio, religiones paganas, e inmoralidad horrenda. Pocos vieron a un bebé desvalido en un comedero de animales como la Luz del mundo y la esperanza de humanidad (Juan 8:12). 
 
Pero ” lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es, ” (1 corintios 1:28). 
 

Él todavía lo hace. 

La sorprendente providencia de Dios.
Nombre los gigantes más altos del Antiguo Testamento. Su lista incluiría a Abraham, José, Moisés, y David ciertamente. ¿Pero quién hubiera supuesto al comienzo de sus carreras que ellos serían usados en tales maneras eternamente significantes? 
 
Abraham fue un pastor errante, José un exiliado encarcelado, Moisés un fugitivo, y David sólo un muchacho. Sin embargo, Dios capacita a los llamados y unge aquéllos que él elije. 
 
Es la misma historia en el Nuevo Testamento: un pescador deshonrado se vuelve el predicador de Pentecostés; un perseguidor de cristianos se vuelve su más gran apóstol; un pastor encarcelado en el Alcatraz del mundo antiguo nos da el Apocalipsis. 
 
Al estudiar la historia cristiana: Agustín era un pagano decadente; a Tomas Aquino sus compañeros le apodaron “el buey mudo”; Lutero era un monje desconocido; Dietrich Bonhoeffer fue un prisionero ejecutado. 
 
La Escritura describe a tales santos: ” de los cuales el mundo no era digno; errando por los desiertos, por los montes, por las cuevas y por las cavernas de la tierra. ” (Hebreos 11:38). 
 
En ninguna parte de la historia  la sorprendente providencia de Dios se despliega con mayor gloria que en la Navidad. ¿Si hubieras estado a cargo de la Encarnación, cómo habrías ordenado la entrada de Jesús en la humanidad? 
 
Yo nunca hubiera enviado al Salvador como un bebé indefenso nacido en la pobreza y en la oscuridad. Yo lo hubiese enviado como un héroe victorioso viniendo a reclamar su creación como Soberano. Yo habría organizado su entrada de tal manera que todos reconocerían su divinidad inmediatamente dándole el homenaje debido.  Y así precisamente es cómo Jesús regresará un día. 
 
El doble significado de Adviento. 
“Adviento” quiere decir venida o “llegada.” La estación no sólo se enfoca en la primera venida de Jesús, sino también en la segunda. 
 
Dennis Bratcher nota: “En este doble enfoque del pasado y el futuro, Adviento simboliza también el viaje espiritual de individuos y una congregación, cuando ellos afirman que ese Cristo ha venido, que Él está presente en el mundo hoy, y que Él regresará con poder. Tal reconocimiento provee las bases para la ética del Reino, para una vida santa comenzando de un sentido profundo de que “vivimos entre los tiempos”  y se nos llama a ser mayordomos fieles de lo que Dios nos ha confiado como pueblo de Dios.” 
 
Al prepararnos para celebrar Navidad, recuerde que Cristo podría volver mañana. La mejor manera de honrar el nacimiento de nuestro Señor es estando listos para su retorno. 
 
¿Y si fuera hoy? 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*