PAREJA VENDE TODO POR VELERO QUE SE HUNDE EN SEGUNDO DÍA

PAREJA VENDE TODO POR VELERO QUE SE HUNDE EN SEGUNDO DÍA

12 DE FEBRERO DE 2018

“El cristiano con mayor frecuencia deshonra su profesión en la prosperidad que en la adversidad. Es peligroso ser próspero”.  Charles Spurgeon

Una pareja de Colorado vendió todo lo que tenía para comprar un velero de veintiocho pies. Pasaron un año rehabilitándolo y luego se embarcaron. En su segundo día, su nave chocó contra algo bajo el agua. El agua inundó la cabina. La pareja agarró tarjetas de Seguridad Social, efectivo, identificaciones y su perro mientras huían del bote.

La mujer le dijo a un periodista: “Todo por lo que he trabajado, todo lo que he tenido desde que era una niña, lo traje conmigo. Simplemente está flotando y no hay nada que pueda hacer“. Sin embargo, ella no se inmutó: “El barco se hundió, pero nuestros sueños no se hundieron con el barco“.

Otros accidentes en las noticias de hoy fueron mucho más traumáticos.

Lionel Douglass asistía a una boda en el Gran Cañón cuando vio un helicóptero de turismo chocar y explotar. Le dijo a ABS News: “Me había quitado el teléfono y estaba acercándome para ver si podía ver a alguien y una mujer salió de las llamas y simplemente la perdí“. Tres personas murieron; cuatro sobrevivientes fueron llevados a un hospital local y permanecieron en estado crítico desde la noche anterior.

El domingo por la tarde, un avión ruso se estrelló cerca de Moscú, matando a los setenta y un pasajeros y la tripulación. El aeropuerto de London City fue cerrado anoche después de que una bomba sin explotar de la Segunda Guerra Mundial fue encontrada cerca. Se les pidió a los residentes de la zona que abandonaran sus hogares durante la noche.

Un hecho sobre la vida actual es que no podemos predecir nuestra vida mañana. Sin embargo, podemos decidir estar listos. Una película que vi durante el fin de semana nos muestra cómo.

El 15:17 a París

El 15 de agosto de 2015, un hombre marroquí de veinticinco años llamado Ayoub El-Khazzani abordó un tren de alta velocidad desde Bruselas a París. Estaba armado con un rifle de asalto, una pistola Luger, un cúter y 270 cartuchos de munición.

También en el tren había tres estadounidenses: Spencer Stone, Anthony Sadler y Alek Skarlatos. Cuando El-Khazzani comenzó su ataque, Stone afrontó al terrorista y fue capaz de someterlo. Los otros dos lo ayudaron a sujetarlo, finalmente lo amarraron. Stone luego ayudó a un pasajero herido, salvándole la vida.

Vi el filme de Clint Eastwood: “El 15:17 a París” el sábado pasado. El filme cuenta la historia de estos tres héroes, incluida la recitación infantil de Stone de la oración de San Francisco: “Señor, haz de mí un instrumento de tu paz“. En un momento dado, Stone le dice a Sadler: “¿Alguna vez sientes que la vida solo nos empuja hacia algo, como un gran propósito?”

Skarlatos dijo más tarde: “Fue como si hubiésemos estado entrenando toda nuestra vida para ese momento y no lo supiéramos“.

“Es peligroso ser próspero”

Para vivir de una manera que redima el presente mientras nos preparamos para el mañana, recuerde cuatro hechos bíblicos.

Uno: el amor verdadero nunca cuenta el costo del servicio.

Cuando María ungió a Jesús, “hubo algunos que se dijeron indignados: ‘¿Por qué se malgastó el ungüento? Porque este ungüento podría haber sido vendido por más de trescientos denarios y dado a los pobres’” (Marcos 14:4-5). Jesús respondió prediciendo: “Dondequiera que se proclame el evangelio en todo el mundo, lo que ella ha hecho se contará en memoria de ella” (v. 9). Estamos cumpliendo su promesa al recordar su sacrificio hoy.

Cuando realmente amamos a alguien, no hay costo demasiado grande para expresar ese amor. Si medimos el costo de servir a Jesús, podemos estar seguros de que nuestros corazones no están tan cerca de él como los de María. Pero cuando lo amamos apasionadamente, lo serviremos sacrificialmente. Y amaremos a quienes  él ama.

Dos: el pecado momentáneo conduce a consecuencias duraderas.

Veinte años después de que los hermanos de José lo vendieron como esclavo, todavía estaban lidiando con su crimen: “En verdad somos culpables con respecto a nuestro hermano, en que vimos la angustia de su alma, cuando nos suplicó y no escuchamos” (Génesis). 42:21). Jesús nos advirtió: “Todo el que practica el pecado es esclavo del pecado” (Juan 8:34).

Tres: la prosperidad en la tierra puede distraernos de la prioridad del cielo.

Pablo testificó: ” Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia;” (Filipenses 4:12). Comentando sobre la última frase, Charles Spurgeon señaló: “El cristiano con mayor frecuencia deshonra su profesión en la prosperidad que en la adversidad. Es peligroso ser próspero”.

Explicó: “Estamos llenos y nos olvidamos de Dios: satisfechos con la tierra, estamos contentos de prescindir del cielo. Pueden estar seguros de que es más difícil saber cómo estar llenos que saber cómo tener hambre, tan desesperada es la tendencia de la naturaleza humana por el orgullo y el olvido de Dios“.

Cuatro: el servicio nos prepara para la eternidad.

Jesús nos instó a ” Mirad, velad y orad; porque no sabéis cuándo será el tiempo. ” (Marcos 13:33). Agregó: ” Velad, pues, porque no sabéis cuándo vendrá el señor de la casa; si al anochecer, o a la medianoche, o al canto del gallo, o a la mañana; ” (v. 35). La manera más segura de estar listo para encontrarse con Jesús es estar ocupado sirviendo a Jesús.

No podemos medir el significado eterno de la fidelidad actual. ¿Estás listo para conocer a Jesús hoy?

  Por JIM DENISON. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*