Mire hacia arriba, puede alguien caer

Mire hacia arriba, puede alguien caer

Un niño fue salvado de caer al precipicio. Según RT, un niño en   Astaná (Kazajistán), cayó desde la ventana de un apartamento en la décima planta de un edificio residencial. Justo en el momento un vecino, que vivía en el piso de abajo, se asomó por la ventana y vio al niño colgando. El hombre logró agarrarlo en plena caída y llevarlo con seguridad a su apartamento.

“Salí al balcón, escuché gritos en la calle. Abrí la ventana y miré hacia afuera, (…) vi que había un niño colgando allí. Se cayó; ya estaba cayendo y lo atrapé”, relató Artiom Kárev. (Niño cae del décimo piso y un vecino lo salva en plena caída ( video))

Mientras miraba el video, también meditaba en nuestra vida. La vida sin Dios es muchas veces como estar colgado de una frágil baranda con un abismo que espera para devorarnos. En cualquier momento nuestras fuerzas pueden desfallecer, y la vida es muy valiosa para dejarla solo en nuestras manos, el hombre parece fuerte, pero es más débil de lo que se piensa .La Biblia describe la vida del hombre como neblina, como un pestañar. Enfermedades hoy como el cáncer acaban en días al hombre más robusto, no importa su condición social, puede ser un presidente o un simple obrero. Dios está allí esperando que decidamos por Él, entonces podemos ser rescatados. Cristo es el camino  y en el mismo momento en que clamamos, extiende su mano y nos lleva a seguridad eterna.

Noticias como estas también nos motivan a vivir, no siempre tenemos el privilegio de salvar vidas. Sentimos como un orgullo interior cuando nos damos cuenta que hemos hecho algo épico, sentimos como que la vida tiene sentido. Lo cierto es que hoy de alguna manera, mucha gente está cayendo en los “precipicios de la vida”. Mucha gente hoy camina desesperada y con la sensación de ir cuesta abajo, y que la vida no vale nada. Hay gente que culpa a Dios de los desastres y calamidades, pero, ¿acaso no dice la Biblia que Dios nos creó a imagen y semejanza? Quiere decir que tenemos en nuestro interior la capacidad de ayudar a todo el que nos rodea y que reflejamos los atributos morales de Dios como el amor, esa es una de las razones  de nuestra existencia. Una de las respuestas a; ¿Dónde está Dios? No puede ser otra que; en cada persona que Él hizo a su semejanza. Dios nos ha capacitado para ayudar y aliviar las dolencias ajenas.

Alguien puede necesitar de ti mañana, o quizás ahora mismo. Sólo que tenemos que estar conscientes de que tenemos un potencial para ayudar al prójimo ¿Que al final parece que no se te considera? Piensa que; el que te creó, te dice: Vuestro trabajo en el Señor no es en vano   ( 1 Corintios 15:58), y esto no se refiere a hacer cosas en el ámbito de la Iglesia, simplemente es hacer todo para su gloria, pensando cada día que Dios te puede usar para bendecir a este mundo. No importa donde estés, si lo crees cada día serás un instrumento de Dios para salvar vidas, quizás no a todos, pero si aquellos a los cuales Dios te ha confiado y te ha dado la capacidad para hacerlo.

Mire hacia arriba, conectase con el Creador, salve su vida y la de los demás. En Dios haremos proezas.

 

Por ARD

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*