Los taxistas de Roma y el desafío de ser un Embajador de Buena Voluntad

Roma quiere ser diferente y tener un gran impacto a los turistas que le visitan. Las autoridades han encontrado a un grupo esencial que le ayudará en este importante proyecto: Se trata de los taxistas, estos son  los que más interactúan con el visitante. La primera impresión es muy importante, así que si alguien quiere volver a Roma será por el impacto del taxista.

No son pocos los taxistas que han empezado a prepararse para tener una influencia positiva en los turistas. Hasta clases de Idioma Chino, con sus frases esenciales están aprendiendo. Un profesor le enseña a decir “xie xie” (gracias), explicándoles que el sonido era similar al que “hacen las ancianitas sin dientes”. Una experta en turismo le enfatizó durante una clase: “Nadie regresa a un lugar donde se le trató mal ni tampoco les dirá a otros que vayan”…“Ustedes son creadores de experiencias”, dijo a la clase. “La publicidad positiva que se comparte de una persona a otra es lo que les dará trabajo a sus hijos”. (Noticia: The New York Times)

No sé si usted ha tenido una buena experiencia con un taxista, o un dependiente, lo cierto es que la gente y su actitud tienen el poder de atraer o alejar.

El cristiano debe ser un embajador de buena voluntad. Debe por si mismo atraer a la gente, y debe ser una canal para que las personas encuentren el amor y la salvación de Dios. Muchas veces fracasamos en el ministerio de embajadores. Una mala actitud de un taxista puede dar como resultado que una persona menos vuelva a Roma. Pero una actitud de un cristiano, desprovista del amor de Dios puede alejar un alma de la salvación eterna. Un gran estadista y político confesó una vez que cuando joven sintió el deseo de acercarse a una iglesia y conocer de Dios, pero la mala actitud de los que le recibieron, hizo que nunca más se interesara por lo sagrado.

Diariamente interactuamos con personas. Quizás no les veamos más, pero algunas puede que pisen el templo donde nos congregamos. Diariamente estamos siendo embajadores de la gracia de Dios. Actitudes sencillas y de cortesía común, acompañadas del amor de Dios puede ser de gran impacto en este mundo hoy.

Los taxistas en Roma ahora son considerados; “La clave de la ciudad”. El cristiano es la clave para que la gente encuentre esperanza y propósito de vida en Dios. Cada día sin darnos cuenta, alguien “montará” en nuestro “Taxi de actitud”, y lo guiaremos por sendas que los motivaran a buscar a Dios, o los alejarán de la fuente de bendición.

Hoy los taxistas de Roma se preparan con cursos intensivos de “Cortesía, hospitalidad, idioma y excelencia” ¿Y nosotros, cómo nos estamos preparando para impactar a este mundo y ser embajadores de Cristo? 

Así que, somos embajadores en nombre de Cristo, como si Dios rogase por medio de nosotros; os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios. (2 Corintios 5:20)

Vestíos, pues como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia… (Colosenses 3:12)

                                                              Por Alexei Rico Dan

2 comentarios en «Los taxistas de Roma y el desafío de ser un Embajador de Buena Voluntad»

  1. Jesús atraía multitudes no por su físico, sino por su Palabra y por cómo era con todos aquellos que le necesitaban. Seamos cómo el Hijo: El que dice que permanece en Él debe andar como Él anduvo. Juan 2.6

    • Amén !!! Nuestro desafío diario: andar como Jesús !!! Sólo con la ayuda de su Espíritu podemos diariamente caminar en la vida cristiana y dar frutos para su gloria …Bendiciones !!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*