Lo que significa crisis en chino

Un artículo de Internet citaba que en idioma chino la palabra crisis se traduce como 危机 (Wei Ji), y está formada por dos caracteres; el primero es Wei, que significa peligro y el segundo es Ji, que significa oportunidad. No sé cuan acertada es esta información, pero las crisis significa eso mismo en nuestras vidas: Oportunidad, o peligro, depende cómo la veamos y reaccionamos ante ella. Muchas crisis vienen como regalos y no lo percibimos así, nos asusta su envoltura y contenido, pues no conocemos el futuro. Es cierto que sufrimos en las crisis, pero nos regocijamos cuando vemos buenos resultados.

El apóstol Pablo tenía una meta en su vida, deseaba que el evangelio se extendiera a todo el mundo conocido y así lo hace notar en el primer capítulo de Filipenses. Él estaba preso en Roma, esperando una sentencia del César.  Pablo vio su crisis como una oportunidad para que su meta se cumpliera. En el capítulo 1:12 nos dice: Quiero que sepáis, hermanos, que las cosas que me han sucedido, han redundado más bien para el progreso del evangelio.

Un joven en el libro de Génesis, soñaba con ser alguien grande. Sus sueños  recurrentes le hicieron caer en una estela de crisis en la que estaba en juego su vida. José estaba seguro que el Dios Soberano del universo  tenía el control y le guiaba por la senda de su divina voluntad. Todos conocemos el final de la historia; José llegó a ser el gobernador de Egipto que preservó no sólo su familia, sino a grandes naciones.

Jesús frente a la noticia de enfermedad de su amigo Lázaro dijo: Esta enfermedad no es para muerte, sino para la gloria de Dios, para que el Hijo de Dios sea glorificado por ella (Juan 11:4). Nuestras vidas están diseñadas para alabar y glorificar a Dios, si las crisis de nuestra vida tienen ese propósito entonces tiene sentido, y deberíamos estar satisfechos de que Dios nos use aún a través de las crisis.

Hay varios tipos de adversidades, pero Dios es el mismo. El rey David enfrentó diferentes crisis en su vida, en unas luchó, en otras la oración y la alabanza fue su refugio, en otras huyó, pero en todas esperó en Dios.

En una crisis es esencial nuestra actitud. También nuestro estado espiritual se prueba frente a los momentos difíciles, en ellas sabremos cuán fuerte o débil somos espiritualmente.

Dios tiene una meta y un propósito en su vida. Estar consciente de esta verdad, nos hará levantarnos motivados cada día. A veces para lograr esas metas Dios permite situaciones en nuestro camino para llevarnos a su propósito.

Recuerda nuestra senda no es este mundo, nuestra senda es la mano de Dios que nos lleva a los lugares que Él desea.

¿Cómo ves las crisis hoy?

Por Alexei Rico Dan

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*