Lo que aprendí del asfalto caliente y de un camino de cartón

Lo que aprendí del asfalto caliente y de un camino de cartón

Todo día lleva consigo el desafío de tomar muchas decisiones. Una de las primeras cosas que debemos hacer al levantarnos, es pedir sabiduría para la avalancha de decisiones que haremos. Nuestra manera de responder a los problemas tendrá siempre consecuencias a nuestra vida.

Hoy tomé una decisión, aunque no es complicada, si aprendí mucho de ella (Desearía que todas las decisiones de mi vida sean como esa). En una de las calles de mi ciudad (Cienfuegos), estaban reconstruyendo la vía. Sin darme cuenta, en un abrir y cerrar de ojo, me encontré frente a un mar de asfalto caliente. Obligatoriamente tenía que cruzar la calle, pero el asfalto me lo impedía. No era el único en apuros, mucha gente también quedó “atrapada”. Quedaba una opción; caminar muchas cuadras hasta el lugar libre de “marea negra”, ésta parecía la única opción, pero alguien tomó varios pedazos de cartón, y fue poniendo uno delante del otro hasta hacer una vía a través del ardiente asfalto. Algunos miraron  desconfiando del improvisado camino. Yo decidí pasar por la marea de asfalto a través del “camino de cartón”, llegando al otro lado sin una pizca del negro componente en mis zapatos. Una decisión sencilla, pero me dejó algunas enseñanzas para compartir:

Nuestra vida es como un camino de asfalto ardiente. Las pruebas y circunstancias amenazan diariamente el fluir de nuestro andar diario, pero considere:

No vea como opción sabia, avanzar sin importar “ensuciar su vida”. Su vida depende de su integridad y comunión con el Creador. Es posible que logres “escapar” de algunas, pero la suciedad adquirida, te impedirá y te dará futuros problemas. Caín mató a su hermano Abel, pero, su pecado dejó una marca que le siguió todo la vida.(Génesis 4:15)

No se desespere, no siempre la primera opción que llega a nuestra mente es la apropiada. Las mejores decisiones son el fruto de una espera en Dios.

La solución de algunos problemas puede estar a segundos de tomar una mala decisión.

Considere siempre una salida. Nuestra obstinación y turbación nos roban el actuar sabiamente…Pero fiel es Dios que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida ,para que podáis soportar (1Corintios 10:13)

La senda más segura, tiene que ver más con nuestra propia vida, que con el mismo camino. Dios puede enderezar veredas y caminos, cuando decides agradarle a él y no contaminarte con el “asfalto de este mundo”.

Dios pondrá personas valiosas que nos ayuden a caminar en la vida, descúbrelos y valóralos. No les dejes escapar, ellos son una gran bendición, y quizá mañana seas tú, el que tengas que ayudarlo en su camino.

Si se puede salir victorioso a través de la marea negra de la vida. Si Dios dividió el Mar Rojo, para que su pueblo pasara. Separó las aguas del Río Jordán, también abrirá brecha para que pases en seco por la vida, hasta el encuentro con el Eterno.

No se preocupe si su vida ahora es un asfalto hirviendo, mañana estará frío, cómodo y transitable (Toda energía tiene que disiparse   🙂   . Sólo Dios es eterno).

La vida no es nuestra carretera, nuestra vía es las manos de Dios. En él estaremos seguros.

                                                                                  Por Alexei Rico Dan

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*