La serpiente y el serrucho

Una serpiente entró en un taller de carpintería, y al arrastrarse, pasó por encima de una sierra y quedó ligeramente herida. De un momento a otro, regresó y con toda su furia, mordió la sierra; y, al hacerlo quedó gravemente herida en la boca. Entonces, sin entender lo que estaba sucediendo y pensando que la sierra estaba atacándola a ella, decidió rodear la sierra para sofocarla con todo su cuerpo exprimiéndola con todas sus fuerzas, pero terminó asesinándose ella misma.

Aveces reaccionamos con ira para herir a aquellos que nos han perjudicado, pero después de todo nos damos cuenta de que nos estamos lastimando a nosotros mismos.

En la vida a veces es mejor ignorar situaciones, ignorar a las personas, ignorar sus comportamientos y hasta palabras.

Muchas veces es mejor no reaccionar para no sufrir consecuencias que a veces pueden ser mortales o dañinas.

Por tanto, nunca deje que el odio se apodere de tu vida, porque el amor es más fuerte que cualquier cosa.

No seas vencido de lo malo, sino vence con el bien el mal. Romanos 12.21

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*