La asignatura más difícil

Todos hemos sido estudiantes. Necesitamos constantemente aprender. El mundo cambia y nosotros con él, la mejor manera de vivir en  un mundo cambiante es prepararnos  para que no nos sorprenda. Hay una asignatura muy valiosa para enfrentar este mundo, se trata de nuestra propia vida. Constantemente examinamos la vida fuera de nosotros y hasta juzgamos a otras personas; pero pocas veces nos examinamos nosotros mismos. Es más fácil juzgar a los demás que un análisis profundo de nuestra propia vida. Al final también es mejor y más fácil culpar de todo lo mal hecho a la gente.

En un lugar de pocos recursos, las carreteras y caminos estaban deteriorándose. Pero como no había presupuesto para su mantenimiento, la empresa de viales se dedicó a hacer señales de advertencias de los agujeros en la vía, al final esto era más barato. Cuando tratamos de mirar sólo el  problema en los demás, es cómo esta empresa de construcción, tratamos de resolver el problema cuando lo principal no lo arreglamos.

Analizarnos constantemente  puede es una buena disciplina. Cuando alguien nos critica, lo primero que atinamos es a defendernos, pero muy pocas veces examinamos que porciento de verdad puede haber en esa crítica. Las críticas son como los problemas de la vida, nos destruyen, o son un escalón para ascender.  Quizás en cada crítica exista algo que podamos aprovechar para pulir en nuestra vida y ser más excelentes en lo que hacemos.

La próxima vez que lo critiquen, examínese usted mismo, ore a Dios, al final debemos tener limpia conciencia con nuestro Hacedor y no con los hombres. Si descubre que hay algo de verdad en la crítica, modifique y haga las cosas mejor, si no encuentra el motivo, el tiempo le sirvió para auto examinarse y tener comunión con Dios, orando por esa persona. Spurgeon , el “Príncipe de los Predicadores” dijo en uno de sus sermones: “Si no te cae muy bien algún hermano cristiano, ora por él el doble, no solo por causa de él, sino por ti mismo  , para que puedas ser sanado”.

En  Proverbios 16:32 dice: Mejor es el que se enseñorea de su espíritu, que el que toma una ciudad.

No tenga miedo de enfrentarse a la asignatura de: “examinarse a uno mismo”, pues al final serás fortalecido en espíritu y usado por Dios para ministrar a este mundo.

No se trata de tener una autoestima baja, sino de auto examinarse para que nuestra autoestima este conforme al estándar que Dios quiere.

Examinaos a vosotros mismos si estáis en la fe, probaos a vosotros mismos. ¿O no conocéis a vosotros mismos, que Jesucristo está en vosotros, a menos que estéis reprobados? (2 Corintios 13:5)

                                                                                Por Alexei Rico Dan

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*