¿Hay ratas en tu sótano hoy?

¿POR QUÉ HOLLYWOOD IGNORÓ EL ABUSO SEXUAL? 

” El carácter es lo que eres en lo oculto”. Dwight Moody

El escándalo Harvey Weinstein ha encendido una hoguera de alegaciones en las recientes semanas. El problema es tan agudo que un abogado en el condado del distrito de Los Angeles está formando un grupo para obligar a evaluar los casos de ataques sexuales en Hollywood.  Durante el fin de semana, más nombres se agregaron a la lista.

Benny Medina es un ejecutivo de la música que ha trabajado con Jennifer López, Will Smith, y Mariah Carey, entre otros. Ahora está acusado de intento de violación. Sus abogados han negado la alegación categóricamente.

La actriz Rebel Wilson también ha exigido que un actor masculino la atormentó sexualmente mientras sus amigos intentaban grabar el incidente en sus teléfonos. Ella también describió un incidente con un prominente director de cine, que la invitó a su cuarto del hotel, pero ella pudo escapar.

Sabemos ahora que muchos de los acusados tienen una reputación pasada de inmoralidad sexual. ¿Por qué sus colegas e industrias toleraron sus conductas?

“Arte por el bien del arte.”
Escribiendo para el New York Times, Amanda Hess ofrece una respuesta profunda: el “mito del genio artístico” ha excusado el abuso de mujeres y otras inmoralidades personales. Hess cita en el New York Times, 2009; una mesa redonda sobre las relaciones de los artistas y sus labores. Un artista escribió, “ser un artista no tiene nada que ver—nada—con la conducta personal.”  Otro responde: “Que el arte se represente a sí mismo, y enfrenten estos hombres los tribunales….”

El profesor de la Universidad Yale, Jonathan Gilmore citó la demanda del escritor William Faulkner “un escritor real no dudaría robar a su madre si esto fuese en progreso de su arte.”  Gilmore notó la creencia convencional de que “el genio artístico actuó a través de la transgresión, no obedeciendo los principios convencionales del arte. Era casi ver a los tales artistas como libres de las reglas artísticas que, es también verlos como liberados de las reglas de conducta en general”.

Esta demanda que el arte tiene su propio valor intrínseco es conocida como el “arte por la causa” del arte. La frase surgió a principios del siglo 19 en Francia y vino a significar que el arte tiene su propio valor y debe juzgarse aparte de los temas como la moralidad o la religión. Ni debe el propio carácter del artista y su vida influenciar nuestra interpretación de su trabajo, alegan.

Hess cree que esta separación de la creación y el creador alimentaron una cultura que se negó a hacer a los artistas responsables por su conducta.

El carácter y el escándalo de Mónica Lewinsky. La creencia de que podemos divorciar al arte del artista corre más profundamente en nuestra cultura que el logro artístico. Considere un caso especial. La popularidad del presidente Bill Clinton subió cuando el caso del escándalo Mónica Lewinsky se hiso público. Según Gallup, su popularidad creció en 5.6 puntos comparados al cuarto precedente.

No es que el escándalo no afectó la percepción pública de Clinton como una persona: el número que lo consideró “honrado y fidedigno” cayó a un 24 por ciento en enero del 1999. Y una mayoría de americanos estuvo de acuerdo con los cargos que formaron la base para su acusación: 74 por ciento sintió que él mintió bajo juramento, y 53 por ciento creyó que él intentó obstruir la justicia. Pero al mismo tiempo, 71 por ciento dijeron que su presidencia había sido un éxito. La razón primaria: las medidas de bienestar financieras personales estuvieron tan altas como nunca en la historia de las mediciones de Gallup. Claramente, muchos norteamericanos decidieron separar a Bill Clinton de la persona del presidente Bill Clinton. Lo que él hizo por ellos era más importante que lo que él era.

Quienes somos es lo que somos.
¿Cómo ve la Biblia la separación de las acciones públicas y la integridad privada? El Rey Salomón notó: Mejor es el pobre que camina en su integridad, Que el de perversos caminos y rico.” (Proverbios 28:6); (Prov. 11:3; 19:1).

Y sin embargo, la inmoralidad personal de Salomón llevó a la división de su reino y la ruina de su legado público (1 Reyes 11:8-11).

¿Cómo evitar el mismo destino? Recordemos cuatro hechos:

Uno: Los pecados privados se volverán públicos. La Escritura advierte,”…y sabed que vuestro pecado os alcanzará.” (Números 32:23).

Dos: Como “embajadores por Cristo” (2 Corintios 5:20), nuestro carácter refleja al Dios que representamos.

Tres: Incluso cuando confesamos nuestros pecados, perdemos los resultados de la obediencia. C. S. Lewis: “Cualquier cosa que hagas, Dios hará algo bueno de ello, pero no el bien que había preparado para ti si lo hubieras obedecido.”

Cuatro: Nuestra integridad personal define nuestra verdadera naturaleza. Dwight Moody: ” El carácter es lo que eres en lo oculto.”

Esta observación de C. S. Lewis me desafía siempre que la considero: ” Ciertamente lo que un hombre hace cuándo es sorprendido es la evidencia del tipo de hombre es. . . Si hay ratas en el sótano es fácil verlas si entramos muy de repente. Pero la rapidez no crea las ratas: sólo les impide esconderse. . . . Las ratas siempre están allí en el sótano, pero si entras gritando y ruidosamente, ellas se esconderán antes de que enciendas la luz.”

¿Hay ratas en tu sótano hoy?

Por . JIM DENISON.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*