¿Hay cocodrilos en tu cabeza?

Si usted desea tener un cocodrilo en la cabeza, le invito a que visite el criadero de cocodrilos de “Guama” en Matanzas, Cuba. Allí alguien muy dispuesto, y exigiendo un dólar, te coloca el joven reptil en su cabeza. No siempre tenemos esa posibilidad de tener un peligroso animal tan cerca. Pero ese cocodrilo no es un peligro para nosotros. En realidad, lo más peligroso para nuestro corazón y nuestra mente es nuestros propios pensamientos.

Estas fotos me recordaron una frase, que la tengo escrita en un lugar especial, y dice: “Ten cuidado con tus pensamientos, porque se convertirán en palabras. Ten cuidado con tus palabras, porque se convertirán en tus acciones. Ten cuidado con tus acciones porque se convertirán en tus costumbres .Ten cuidado con tus costumbres porque se convertirán en tu carácter. Ten cuidado con tu carácter, porque determina tu  vida’’.

La mente es un campo de batalla. Toda acción comienza con un “simple pensamiento”. A veces perseveramos en algunos, confiando que no tendrán consecuencias, pero si no lo examinamos a tiempo pueden convertirse en una acción peligrosa.

Lo que debemos saber sobre nuestra mente:

Aunque nadie puede “leer “nuestra  mente, nuestras acciones inconscientes  revelan lo que hay en el corazón.

Un simple pensamiento puede convertirse en una fortaleza, a veces difícil de derribar. Algunas personas llegan a quitarse la vida comenzando con un “simple” pensamiento como: “La vida no tiene sentido”, “no hay remedio para mí”, “no valgo nada”, y otras, que si no la echamos fuera a tiempo, pueden traer consecuencias trágicas.

Debemos de ejercitar nuestra mente de tal manera que constantemente desechemos los pensamientos que vayan en contra de la voluntad de Dios. Ponga a prueba cada pensamiento. Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.  (Filipenses 4.8-9)

La Biblia enseña que la mente es un campo de batalla. Por tanto, ceñid los lomos de vuestro entendimiento, sed sobrios, y esperad por completo en la gracia que se os traerá cuando Jesucristo sea manifestado. (1 Pedro 1.13)

Cuida tu mente y pensamientos. Alguien dijo: No podemos evitar que los pájaros vuelen sobre nuestras cabezas, pero si podemos evitar que hagan nidos.

Recuerda que aunque la gente no puede discernir los pensamientos más íntimos, Dios si los conoce todos. A Él no le podemos esconder absolutamente nada. Es normal que a veces tengamos pensamientos no acorde con la voluntad de Dios, lo que no es normal es que perseveremos en ellos.

Cuide sus pensamientos ellos parecen inofensivos, pero son la base de nuestras acciones.

¿Qué pasaría si alguien pudiera hackear su mente, extraer información y reproducir todo el contenido en una gran pantalla? ¿Sentirías vergüenza? Gracias a Dios esto sólo ocurre en filmes de ciencia ficción, pero aún nuestros pensamientos un día quedarán expuestos delante de Dios. Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo. (I Tesalonicenses 5:23)

La mente es un bello sirviente o un peligroso amo. Así que  llene su mente de Dios y su Palabra, entonces todo pensamiento quedará cautivo.

Que sus pensamientos glorifiquen a Dios en todo momento. Esa es una buena señal que Dios tiene el control.

                                                                                   Por Alexei Rico Dan

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*