Filosofía en razón y lógica ¿Te graduaste?

¡Al fin pude ver la película de Sergio y Serguei! Es un film cubano, que representa claramente la escena vivida por muchos cubanos en los años 90. Yo fui partícipe de ese tiempo especial, no sé por qué tengo la sensación que los protagonistas de ese tiempo pertenecen hoy a una “raza especial”; una especie preparada para cualquier desafío de estos tiempos. Nadie puede imaginar, lo que es capaz de hacer el ser humano en tiempos difíciles. Recuerdo las pizzas de yuca con queso imaginario, pues en ese tiempo parte de los ingredientes tenías que ilustrarlos en tu mente. Cada hogar cubano se convirtió en una especie de “laboratorio secreto”, donde podía escucharse en cada esquina la frase: ¡EUREKAAAAAAAAAA! Un picadillo de cáscara de plátano quizás fue la receta de tan desenfrenado grito de victoria. Y ¿qué de los incansables intentos para crear desodorante? Mi casa no escapó de esas inigualables experiencias “alquimistas”, pude probar el desodorante; “Made in mi casa”¿ Cómo olvidarlo? , pues tenía un defecto, no podías sudar, pues comenzabas a echar espuma por tus axilas, como si se tratara de un rara enfermedad de ataque de “epilepsia axilar”. Nada, que todo invento no puede ser perfecto.

Recuerdo que en ese tiempo especial, aun muchos funcionarios no sabían cómo se iba a desencadenar todo. Alguien  me dijo al ver mi cara de frustración y desespero: No te preocupes, nos faltará todo menos la comida y las ideas. De ¿Cómo sobrevivimos? , la verdad es que hoy tengo la respuesta: La misericordia de Dios a un pueblo que no se rendía frente a los desafíos de la vida. Fue en ese tiempo especial que tuve un encuentro con Dios. Todo a mí alrededor se derrumbaba, pero pude encontrar una fortaleza que ninguna circunstancia podrá derribar. En la Biblia, en el Salmo 11:3 encontramos una solución en tiempos donde todo parece desmoronarse: SI fueren destruidos los fundamentos ¿Que ha de hacer el justo? Y en el verso 11:4 está la solución: Dios está en su Santo Templo; Dios tiene en el cielo su trono. Ni Dios ni, su trono serán removidos. A Él correrá el justo y levantado será.

Otra de las cosas que me llamó la atención del film, para mi bien logrado e ilustrado de  esos años difíciles, fue el gran obstáculo que encontramos en tiempos de crisis, y no se trata de la escases, ni falta de materia prima. El principal obstáculo es el propio hombre, que aferrado a sus ideas, colocan barreras para salir “triunfantes” de cada situación. Sergio, en la película había estudiado filosofía en Marxismo leninismo en la antigua URSS, pero ese período especial le hizo graduarse de otra carrera; la de “filosofía en lógica y razón”. A esa fue fiel, pues esa filosofía no se basa en la teoría, se basa en la práctica, en la lógica del amor al prójimo y de subsistir razonablemente, librarse de todo tabú, asumir riesgos y  agarrarse de los verdaderos cimientos, para al final recibir la recompensa de sentir el cumplimiento  de tu verdadera misión en la vida. Esa misión que no la encuentras externamente, la descubres en lo más profundo de tu corazón. En un centro gastronómico recientemente  leí esta frase en una pared del establecimiento: “Que la dureza de estos tiempos, no nos haga perder la ternura de nuestros corazones” ¿Será que el autor de esta frase, también es un seguidor de la filosofía de la lógica y el sentido común?

Si también eres de los que has pasado por este tiempo y perteneces a esa “raza especial”, espero que  también seas de los graduados en “filosofía en lógica y  razón”. Y que hoy también la estés poniendo en práctica.

No desmayemos, Dios aún tiene misericordia del pueblo cubano, y de aquellos que en cualquier lugar del mundo creen que con Dios todo es posible.

Tráiler en formato pequeño del film Sergio y Serguei

Por ARD

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*