Despacio, no corra

En Ecuador está localizado el volcán Pichincha. Su altura es de 4794 metros. Tuve la bendición de poder estar en ese lugar. Cuando asciendes por un teleférico, y llegas a la cima te encuentras varias advertencias, una de ellas es: “Despacio no corra”. La altura hace que la cantidad o concentración de oxígeno atmosférico disminuya y nos dé el síntoma del ¨mal de alturas¨, mareos y falta de aire (hipoxia) es una de las consecuencias. Allí arriba tienes que disfrutar todo bien despacio, agitarte puede ser peligroso para tu salud. Revisando mí archivo de fotos me hizo recordar la experiencia del lugar, pero también me ayudó a meditar una vez más en  el principio: No debo apresurarme en lograr lo que deseo.

Es una tendencia humana querer tener lo que anhelamos de una forma instantánea. Las cosas genuinas y verdaderas de la vida siempre tienen su tiempo. He experimentado en mi vida que esperar es una virtud de éxito y de madurez. Cuando éramos pequeños, nuestras “perretas” eran porque lo  queríamos todo  ¡YA! Pero ahora un consejo sabio es DESPACIO, NO CORRA. Si quieres deleitarte en la vida y evitar decisiones alocadas que traen consecuencias espirituales, pon en práctica el consejo de hoy: Cuando más nos aferramos a algo o  alguien, y nos desesperamos, hacemos locuras, y  podemos perderlo rápidamente. Todo necesita un proceso, esto es esencial para un  triunfo eficaz. Aferrarse es un instinto humano, despojarse es una acción espiritual. Jesús se despojó de su condición divina, y su proceso de sufrimiento llevó a la consumación del plan eterno de redención para el mundo (Filipenses 2:5-11). No significa desechar o botar lo que tenemos, sino entregar todo en las manos del Creador  y anhelar que se haga su voluntad y no la nuestra.

¿Que deseas ahora mismo?….

Despacio no corra, la cuestión no es  llegar primero, lo vital es llegar  bien, terminar adecuadamente. Buscar u obtener  las cosas a la ligera no son de provecho, pueden ser de satisfacción temporal, pero a la larga, traerán consecuencias negativas.

Una vez más: DESPACIO, NO CORRA

                                                      Por Alexei Rico Dan

2 comentarios en «Despacio, no corra»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*