Cuidado con las mascotas y tus deseos

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Te atreverías a tener una serpiente como mascota? Anhelamos cosas en la vida, que muchas veces pueden ser un peligro para nosotros mismos. Es por eso que aún debemos de examinar nuestros deseos y sus consecuencias.

En Canadá, una serpiente Pitón mató a dos niños. La serpiente era una mascota familiar. Llevaba tiempo en la casa, pero hasta un día en que se escapo de su jaula de Cristal y agredió a dos niños, dejándolos asfixiados y como consecuencia la muerte. (Noticia en www.elmundo.es)

Algunos especialistas piensan  que la Pitón de 5 metros percibió en los niños olores de animales con los que habían compartido más temprano ese día. El experto aseguró que las serpientes no reconocen a los humanos como una fuente de alimentos, pero el olor de los niños a animales podría explicar el ataque. Aún se investiga la legalidad de este animal exótico en la vivienda, pues hay una ley que los prohíbe como mascota.

Nuestros deseos pueden ser el  mayor enemigo. Algunas veces nos aferramos a algo que nos puede traer consecuencias fatales. Con exactitud la Biblia nos dice que muchas veces pedimos mal. Exigimos a Dios Cosas que si nos la diera, sería nuestra sentencia de muerte. Cuando era niño quería una bicicleta, mis padres esperaron el tiempo justo y adecuado en que yo estaba capacitado para hacer uso de ella. Hoy le doy gracias a Dios que mis padres no me dieron todo lo que quería y no hicieron caso a mis frecuentes “perretas”.

La oración a Dios es un medio que podemos pedir por nuestras necesidades .Dios es Proveedor y quiere suplir nuestras necesidades, no para complacer nuestros caprichos, sino para darnos lo que realmente necesitamos. En las Escrituras, dice: Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites (Santiago 4:2).  Según el contexto de este texto se está refiriendo a la codicia y el deseo desmedido que hace que pidamos  y ansiemos  cosas, que en vez de añadir virtud a nuestra vida , nos alejan de nuestro verdadero propósito.

Examine bien lo que realmente usted necesita, pida a Dios y el hará, no se desespere si algo no llega, puede ser bueno que algunas cosas no lleguen, y más si lo que pedimos es como una serpiente pitón .

                                                      Por Alexei Rico Dan

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*