Cayó oro del cielo y alguien se lo comió

Eso de que del cielo no caen las cosas no es así del todo. En la ciudad siberiana de Yakutsk, Rusia cayó oro del cielo. Una “lluvia” de varias toneladas de barras de oro cayó a tierra desde un avión de carga An-12 de la aerolínea Nimbus. Las autoridades aeroportuarias han explicado a la agencia TASS que el hecho se produjo, después de que el flujo del aire arrancara una pieza de la compuerta de carga del avión durante la maniobra de despegue. (Con información de TASS, Interfax y Russia Today)

¿Se imagina si de pronto usted se ve rodeado de oro? Esto parece ser bueno. Pero también puede ser fatal. Que nos caigan unas cuantas libras de oro en la cabeza es una tragedia.

A propósito de oro:

El artesano chocolatero portugués Daniel Marcelino Gomes “ha conquistado los paladares de las personas más ricas del mundo” gracias a la creación de un bombón elaborado con oro comestible de 23 quilates, que cuesta 7.728 euros y que “es el más caro del mundo”. ( EFE) Casi 8.000 dólares se desvanece en una simple mordida, es una ironía que también millones de seres humanos carecen de un bocado que llevarse a la boca y el hambre sigue matando niños todos los días.

Como dice un periodista cubano : “ ..Y así las cosas “. 

El hombre fue hecho para ser amado, y las cosas para ser usadas. Pero la gran realidad de hoy es: Las cosas son amadas y el hombre es usado. El porqué de toda esta locura; el hombre sin Dios pierde la perspectiva correcta, el sentido de la vida, y se convierte en un superviviente , sin saber  su destino.

Consideremos algunas cosas sobre las noticias de hoy:

Su condición ahora puede cambiar drásticamente por el impacto del cielo. El cristiano no está sujeto a las circunstancias, por muy difíciles que sean. Dios  puede cambiar nuestra situación en cuestiones de segundos. Muchas veces nos preocupamos por situaciones que Dios desvanece rápidamente, si esto ocurre quedó el sabor amargo del afán sin sentido. Las puertas del cielo pueden abrirse mañana para ti, aunque estoy seguro de que en Cristo, siempre hay bendiciones.

Debemos estar en el lugar correcto para la bendición de Dios .También Dios ha diseñado lugar para nosotros. Estar en el lugar correcto es esencial para que Dios haga la obra que quiere hacer con nuestra vida. 

No siempre el oro es presagio de buenos tiempos. Lo que no viene por el canal de Dios; es peligroso para nuestra vida. Puede ser de alegría momentánea, pero ruina en el futuro.

Siempre mire hacia arriba, del cielo si caen cosas: Las que Dios tiene diseñadas para nuestra vida. Es posible que no sean lingotes de oro puro, pero si la bendición y nuestro pan diario viene de Dios.

… y  recuerde que el oro puede ser bueno en nuestra vida, mientras no nos golpee en la cabeza y perdamos la razón. Los bienes materiales de este mundo son para ser usados, no para que ellos nos usen y transformen la vida, y mucho menos, nos alejen del Creador. Desde la antigüedad el hombre se ha afanado por la búsqueda del oro, pero pocos han buscado al Dios del oro y de la plata de este mundo. Sea hoy un buscador empedernido del Dios que bendice en toda circunstancia.

En la vida hay dos “Bancos”, en los que depositamos: El terrenal y el celestial. Parece una ventaja que los bienes depositados aquí en la tierra se puedan retirar según entendamos, pero los tesoros del cielo, sólo Dios los da según nuestra necesidad, gracia, y su voluntad perfecta. Quizás es por eso que hoy la gente prefiere el banco terrenal, pues desean gastarlo a su propia conveniencia.

Sea hoy sabio y deposite tesoros en el cielo. Quizás no pueda retirarlo cuando quiera, pero si estará seguro de que los recibirá en el tiempo justo.

Camine hoy firme en la tierra que Dios le ha dado, también no quite la vista del cielo, sólo de lo celestial viene la bendición perfecta. Saber tener el equilibrio entre el cielo y la tierra es nuestro éxito y reto hoy. Jesús dijo: No ruego que los quites del mundo, sino que los guardes del mal. (Juan 17:15) . Y sobre todo: No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan; sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan.(Mateo 6: 19-20)

Por Alexei Rico Dan

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*