¿Cambia tu vida?

Me gustaría insistir en el hecho de que ir a la iglesia y tener una relación con Dios son cosas muy diferentes. A veces las personas asisten a los templos y con ello creen tranquilizar su conciencia pues piensan que así cumplen con Dios. Después, viven su vida sin preocuparse mucho con respecto a su conducta, si agrada a Dios o no.

En Cuba hemos experimentado en los últimos años que las personas asisten a las iglesias con mucha facilidad y asiduidad. ¡Lograr llenar un templo cuando teníamos una actividad especial era una tarea angustiosa años atrás! Pero los tiempos han cambiado y ahora las personas asisten sin que les invitemos. Del mismo modo, muchos se reconocen e identifican como cristianos con más libertad y menor temor. Sin embargo, pudiera ser que algunos se llamen cristianos un poco a la ligera sin entender del todo a Jesucristo o estar dispuesto a seguirle.

Hay una tremenda diferencia entre ser cristianos nominales o ser cristianos auténticos. En los tiempos de persecución suele incrementarse el número de cristianos auténticos.  En los tiempos de bonanza, el de cristianos nominales. Cuando no hay peligro ni riesgos al abrazar la fe, algunos suelen declararse cristianos con la facilidad con que se ponen un traje que se usa y se quita en dependencia del día o del lugar donde se encuentren, o de la necesidad que tengan. La Biblia dice: De modo que sí alguno está en Cristo, nueva criatura es, las cosas viejas pasaron, he aquí todas son hechas nuevas (2 Corintios 5:17).

La persona que dice ser cristiana debe haberse arrepentido de sus pecados aceptando a Cristo como su salvador personal y a partir de ese momento, estar dispuesta a experimentar un cambio sustancial en su conducta que vaya más allá del mero hecho de declararse creyente en Cristo y asistir a una iglesia.

Cuando el Espíritu de Dios entra en un corazón, comienza a transformarnos en una nueva persona, modificando nuestra conducta, hábitos, relaciones, sentimientos, prioridades y por supuesto, hasta la manera de hablar o vestirnos.

Es imposible conocer a Cristo y seguir viviendo tal como lo hacíamos antes de invitarlo a él a ser Señor de nuestra vida. Aunque le proceso de aprender a vivir como cristiano es lento y de hecho toma toda la vida, sí tiene una característica esencial que está presente en todo el que experimenta de verdad una conversión: nuestro mayor deseo es actuar como Dios le agrada y repudiamos todo aquello que en  nuestra vida antigua nos alejó de Dios y de sus amor.

Ese anhelo profundo de ser transformados, más que la propia costumbre de asistir a la Iglesia, es la mayor evidencia de que una verdadera conversión está ocurriendo dentro de ti.

Por: Alberto Gonzales

4 comentarios en «¿Cambia tu vida?»

  1. *B.días. Ricas bendiciones en Cristo. Gracia y paz a vosotros.
    – No he podido disfrutar de todo la información que presenta el sitio, pero sí he leído sus frases y el artículo: “Cambia tu vida?”.
    *Gracias, por tan genial y original idea es un sitio de impacto, testimonio, Palabra de Dios a cristianos y no cristianos.
    Hasta pronto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*